Las redes sociales se han convertido en nuestro diario personal. A través de ellas podemos compartir fotos o videos de momentos especiales, contactar con amigos o familiares, entretenernos, mantenernos informados y comunicarnos con quien queramos en tiempo real. Sentimos que son tantas las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías que muy pocas veces reflexionamos sobre los riesgos a los que estamos expuestos y olvidamos preguntarnos ¿qué pasa cuando dejamos la ventana demasiado abierta?

 

Compartir mucha información o datos personales nos deja indefensos y nos hace vulnerables a posibles ataques a nuestra privacidad. Por eso debemos tener cuidado con el contenido que difundimos, porque la gente no solo puede verlo, sino usarlo para otros fines.

 

Conocer nuevas personas resulta atractivo, sin embargo aceptar solicitudes de seguidores desconocidos podría ser peligroso. Cada vez son más comunes los casos de suplantación de identidad y algunas personas se aprovechan de otras al hacerse pasar por quienes no son. No obstante, expertos aseguran que las redes sociales se han convertido en un mal necesario para aquellos que se encuentran en búsqueda de aprobación y muestra de afecto. A veces persiguiendo interacciones nos distraemos tanto que dejamos de dedicarles tiempo a nuestros seres queridos.

 

Recuerda que exhibir los problemas que podamos tener con nuestros amigos, familiares o pareja está lejos de ser sano. Por el contrario, cuando estamos ante una situación así es mejor utilizar los canales de comunicación tradicionales y buscar una solución en casa, antes de humillar o lastimar a un tercero.

 

En definitiva, al hacer pública nuestra vida también nos exponemos a juicios, por eso es importante usar adecuada y responsablemente las redes sociales, recordando que debemos proteger nuestra intimidad.

LinkedIn cuenta con un modelo de negocio diversificado que le ha permitido tener presencia en más de 200 países y alcanzar alrededor de 546 millones de usuarios, convirtiéndose en una de las redes sociales más importantes del entorno empresarial.

 

Desde su lanzamiento oficial en 2013, se ha caracterizado por permitir a sus usuarios contactar con expertos de diferentes áreas para construir una red de networking. Su misión es sencilla: conectar a profesionales de todo el mundo para ayudarles a ser más productivos y a alcanzar todas sus metas laborales.

 

Como mencionamos en nuestro artículo anterior, LinkedIn es una herramienta que ofrece un abanico de oportunidades, sobre todo para pequeñas y medianas empresas que busquen aumentar su visibilidad, captar nuevos clientes, ser recomendado por otros contactos y promocionar el lanzamiento de sus productos o servicios.

 

Pero para ello es fundamental que aunque utilices un perfil personal o el de una empresa lo mantengas actualizado, con información de tus proyectos y sobre todo, generar contenido de interés que puede ser compartido en grupos para captar la atención del resto de la comunidad. De hecho, participar de foros y consultas online con profesionales afines nos permite hacer networking desde cualquier lugar y estrechar relaciones con líderes de distintos sectores.

 

Del mismo modo, las grandes empresas reconocen el poder de las nuevas tecnologías y la importancia de tener presencia en esta red, por eso aprovechan la posibilidad de mejorar la confianza y fidelización con sus consumidores e incluso, como un instrumento de captación de talento humano.

 

Para desarrollar una estrategia de redes sociales efectiva y aprovechar las ventajas que LinkedIn le ofrece a su negocio, contacte a nuestro equipo. Estamos dispuestos a brindarle la asesoría que necesita.